viernes, 17 de agosto de 2012

ELRIC DE MELNIBONÉ (Michael Moorcock)



La primera vez que escuché de Elric fue por el juego de rol (al que jugué un par de veces, no más) "Stormbringer", basado en su mundo de los Reinos Jóvenes. Tenía ganas de leer algo de este mítico personaje, y éste es el primero de su ciclo (tiene varios), prestado por el buen amigo Valen ;)

Trata sobre los comienzos de Elric como emperador de Melniboné, y de su lucha contra su primo usurpador -al tiempo que rescata a su amada, la hermana de éste-, y en este periplo se topan con las legendarias espadas gemelas ("Tormentosa" y "Enlutada", armas demonio en simbiosis con sus portadores, otorgándoles su poder a cambio de... sacrificios). Elric no es el típico bárbaro al uso (Conan), sino un hechicero-guerrero, melancólico y sin excesivas ansias de poder, con dudas, que requiere de pócimas casi para poder seguir adelante... hasta que se topa con "Tormentosa", de donde extrae su poder amén de otras dificultades.

El universo creado por Moorcock parte de los presupuestos de la Fantasía clásica, pero le da una vuelta de tuerca: existe un enfrentamiento entre el Orden y el Caos, pero estos no se identifican con "Bien" y "Mal" respectivamente, sino con lo que significan los términos. Los Señores /Dioses / Espíritus intervienen sobre la tierra, y existen múltiples dimensiones y planos ("Multiverso") entrecruzados, por donde todos discurren y "saltan", en sus devenires. Una complejidad que se agradece.

El libro es del año 1972, y lo acusa: que nadie espere "literatura"; su narrativa es simple y directa, funcional, y avanza a buen ritmo (se lee de un par de tacadas, pues no llega a las 200 páginas). Tal vez algunos personajes queden un tanto arquetípicos a estas alturas, pero Elric -por ejemplo- me parece mil veces más interesante como personaje que el cacareado y anticarismático Geralt de Rivia.
Me hubiera gustado más leído de adolescente, pero aún hoy me ha gustado y entretenido, lo cual no es poco decir para cualquier libro.

Te gustará si te hace gracia la Fantasía. Y con un toque oscuro, que siempre se agradece ;)


2 comentarios:

David Gómez (Bolzano) dijo...

Pobre Geralt de Rivia, jajajaj, quedará presente en todas las reseñas que puedas (ya te costó digerirlo).
Pues yo estoy justamente con una de espada y brujería, "La Guerra por el Norte" del castellonense Guillem López y que tuvo mucho éxito en su día y lo sigue teniendo (por lo que se ve).
Yo no soy un entendido en estos libros, pues leo pocos de esa temática, pero la cosa pinta bien, aunque los lios en la corte se me hacen un poco largos. Prefiero las historias paralelas de los personajes de a pie.

Sobre el que reseñas, creo que no tendrá hueco en mi apretada lista de lectura (jeje).

Saludos.

Luis Bermer dijo...

Sí tío, voy a reservar un espacio en cada reseña para acordarme de Geralt y su padre... así le evito a otros tener que aguantar a un buen par de plastas xD

Yo tampoco leo fantasía apenas, pero es que éste lo tenía pendiente :D Y de intrigas palaciegas ni me hables: me puedo dormir con sólo intuirlas. El único mago que ha conseguido fascinarme con ellas (como a medio mundo) es el inconmensurable George RR Martin y su Canción de hielo y fuego (léetela si no lo has hecho ya... vas a ver lo que es uno de los mejores narradores de nuestro tiempo).

Si un libro es bueno, lo es independientemente de su temática, y hará disfrutar al lector. Punto. Mucha gente dice "yo es que de eso no leo" -muchos malos escritores lo han fomentado-, y así se pierden grandes cosas.

Saludos David!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin