domingo, 15 de abril de 2012

LA TORRE DE LA GOLONDRINA (Saga Geralt de Rivia VI)


Este sexto volumen de la inflada saga de Geralt me lo fundí en pocos días, tal vez por vislumbrar ya en la lejanía el final de esta historia. El libro se vuelve a centrar en Ciri, y no diré mucho más por no spoilear (una putada, a estas alturas del ladrillo).

Cada vez me van quedando más claro todos los puntos por los que no me gusta el estilo de Sapkowski -ni esta historia, en concreto-: la supuesta "renovación" del género de la fantasía épica, ese aire fresco murió en algún punto tras los dos primeros libros, donde introdujo elementos de las mitologías/historia europeas, muy bien; tras eso, la saga avanza a trompicones, dubitativa y divagante por una línea que, si se mira bien, no deja de guardar claros paralelismos con la épica aventura del Señor de los Anillos (Ciri=Frodo, Geralt & Co.=La compañía del anillo). No veo mucha más profundidad en estos personajes de la que me encontre en los de la Dragonlance (y no, infinitos diálogos extendidos por cientos de páginas no es suficiente para dar personalidad... al menos para mí eso no cuela). Después está la manía de crear el mundo a base de citar nombres de ciudades y regiones (y poco más, sin entidad, sin que podamos recordarlas o saber más de ellas por detalles concretos -aprended del maestro Martin: todos recordaremos Invernalia, o El Muro... ¿Alguien tendrá memoria de"Rivia"? Pues eso). Además, cuanto más leo, más evidente se me hace la sensación de que el "universo Geralt" está compuesto a base de "pegotes", trozos sacados de diferentes fuentes que no pegan ni con cola entre sí. Elementos de la fantasía épica tradicional, de la edad media europea, y un lenguaje a veces antiguo, y otras de anteayer (no sé hasta que punto la traducción tendrá culpa, pero en "La dama del lago" -que leo ahora-, me encontré ayer la palabra "bólido" y la travesía "Cervantes"... ¿¿??), dejándote una sensación de collage, de inverosimilitud apabullante. Muy original, sí... pero ya leo casi esperando que Yennefer se conecte con Geralt vía Wi-fi ¬¬

Mención especial merece una escena con la que me pude reír lo mío: cierto personaje patina sobre el hielo, ocultándose en la niebla también, mientras va rajando enemigos aterrados en plan "asesino imparable y mortal, A.K.A Predator/Terminator"... jojo, muy en la línea peli frikoso-flipada japonesa a lo Battle Royale y similares -es a lo que me recordó de inmediato-. Gracias por las risas, Sap.

No todo van a ser críticas negativas: por fin aparece un personaje que me ha gustado de verdad -junto a Zoltan el enano- y que me parece interesante y realista dentro de la ficción -mil veces mejor que Geralt, por ejemplo-: el cabronazo de Bonhart, el cazarrecompensas. Muy bien conseguida esa sensación de amenaza que flota a su alrededor. Ojalá hubiera conseguido un par de personajes más como él.

El fin se acerca.

LA TORRE DE LA GOLONDRINA en AMAZON

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin