lunes, 23 de febrero de 2009

GODZILLA VS...

Cuando sobre tu país caen dos bombas atómicas, además de la trágica pérdida de miles de vidas humanas, queda otro daño profundo: la cultura, la mentalidad del país se ven traumatizadas para siempre. Curioso paralelismo entre país-individuo. Un persona nunca supera del todo sus peores traumas: se sobrepone, los reprime, les da una y mil vueltas enfocándolos desde mil perspectivas, los reconstruye, los transforma, se evade o los encara…pero, de una forma u otra, siguen ahí; y ya no será jamás lo que hubiera sido sin ellos. Parece que Japón sublimó sus pesadillas con productos como estos “Godzilla vs King Kong”, “Godzilla vs…”…etc (o la más reciente “Akira”, p.ej), como si el espíritu del pueblo se encarnara en este dinosaurio, dispuesto a zurrar a cualquier enemigo externo de la nación y vencerlo, a nivel simbólico. La huella es clara.

Pero bueno, esto es una reflexión de adulto. Cuando yo iba las sesiones de tarde a ver estas pelis, no sabía lo que era Japón y menos una bomba atómica. Y bien feliz que era. Tampoco me daba cuenta de que eran dos tíos embutidos en trajes de goma dándose de mamporros, aplastándose contra maquetas de edificios de cartón piedra. Yo sólo veía un combate de proporciones épicas y destrucción sin límites (¿realmente salvaba Godzilla la ciudad?), y la imaginación hacia el resto.

Sí, pobres de nosotros, adultos sabihondos, al lado de los niños, dioses de sus propias fantasías…

"GODZILLA" en AMAZON

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin