martes, 17 de febrero de 2015

ARI-35 - Juego de Scifi/Terror creado por ANDREU ROMERO

Andreu Romero es un viejo amigo al que conocí hace largos años, cuando empecé a publicar relatos por internet. Pronto empecé a recibir sus críticas y comentarios, las cuáles siempre agradecí mucho, siendo uno de los primeros "Bermenovitas" oficiales :)

El caso es que siempre hemos compartido el gusto por la ciencia-ficción y el terror, en cualquiera de sus formas y, si van mezcladas, mejor. Siempre ha plasmado su gusto por estos temas en forma de relatos e ilustraciones, con su sello personal, como podréis apreciar en su Deviantart. Igualmente dejaba su sello con su blog Inenarrables, que algunos seguimos esperando retome algún día (pullita motivadora here).

Hace unos días, Andreu me invitó a probar un juego (ARI-35) que ha creado desde cero utilizando el programa RPG Maker, mostrando una vez más que sigue siendo un culo inquieto creativo (ehh, esto puede sonar un tanto eh raro, pero se ha entendido ¿no? :D), en el que quedan bien plasmados nuestros gustos por el género de sci-fi-terror. Por supuesto, ha sido cuestión de ponerme con él manos a la obra y terminármelo como una ráfaga. Y desde ya os invito a hacer lo mismo (podéis descargarlo gratuitamente Aquí)

Mi opinión sobre ARI-35

En los primeros 90, cuando tuve una Megadrive, me gustaron muchos juegos del estilo del que ahora nos regala Andreu, RPG´s de exploración, que desarrollaban una narración mientras íbamos descubriendo diversos mundos y sus secretos.

Desde el primer momento, se nota que Andreu ha creado ARI-35 desde el amor a este tipo de ficción y ambientación, en cada gráfico y aplicación de detalles sonoros. No solo es un homenaje a todos aquellos creadores que nos hicieron soñar (Bradbury, Giger...) y las obras que nos marcaron (Aliens, La cosa...), sino una historia con gran entidad propia.

Lo que más me ha gustado de ARI-35 es que, una vez más se demuestra que, cuando hay ganas de hacer las cosas bien, los obstáculos técnicos o limitaciones de recursos (no vais a poder crear un Oblivion con RPG Maker, creedme) se superan y los resultados son, no solo dignos sino magníficos. 

Me ha encantado particularmente del juego la ambientación, con sus pequeños/grandes detalles, que consigue no solo ser tensa, sino incluso angustiante en determinados momentos. Los efectos sonoros y músicas acompañan en todo momento, e incrementan esa sensación.
Por otra parte, Andreu se ha currado una señora historia y un guión acorde, con múltiples personajes y situaciones de interés. Muy bien.

Así que no puedo por menos que invitaros encarecidamente a que lo probéis y acabéis (2-3 horas) (Descarga Aquí). A mí me ha gustado bastante más que algunos juegos comerciales que he jugado últimamente, con eso os lo digo todo.

¡Chapeau, Andreu!



6 comentarios:

David Gómez dijo...

Que buena noticia que Andreu siga siendo un culo inquieto. Lo echamos mucho de menos, como mínimo yo.
Me lo descargaré y me lo miro cuando tengo un momento de respiro.
Gracias por compartilo con nosotros y dar señales de vida de Andreu.
Un abrazo.

Luis Bermer dijo...

Amén, hermano ;)

Andreu Romero dijo...

Qué mejor pago a mi esfuerzo que un análisis así. Muchas gracias por todo, Luis. Por jugarlo y comentarlo. Ya que llevo muchos años sin escribir, quise hacer algo que (medio) me redimiera.
¡No me dijiste al final cuántas naranjas marcianas encontraste, jajajaj!! (En serio, hay premio revelador si las consigues todas :P)
SALUD!!

Luis Bermer dijo...

Pues te has redimido de sobra, amigo. Para mí ha sido un placer jugarlo, así que qué menos que comentarlo para que otros lo jueguen también, ya que nos lo regalas ¿no? :)

Jeje, creo que fueron 4 naranjas ¿Cuántas eran en total? Ya me picas para rejugarlo, jodío :D

Andreu Romero dijo...

Pues hay diez en total. Hay premio si se consiguen todas (bueno, con cada una ya te van saliendo extras al final ^^).

Luis Bermer dijo...

Vaya, y yo pensando que eran cinco, y que casi me había explorado todo bien... ¬¬
Más motivo para rejugarlo :D

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin