viernes, 8 de julio de 2016

EL SUEÑO DEL FEVRE (George RR Martin, 1982)

Sueño del Fevre

Vaya por delante que a mí, ni los vampiros ni los zombis, me han llegado a entusiasmar nunca por sí mismos como figuras icónicas del terror. Los tolero, pero me dejan bastante indiferente, lejos de esas pasiones desatadas que a veces leo en otros por ahí.

Por otro lado, George R.R Martin me parece un narrador extraordinario, como me ha dejado claro en su archifamosa "Canción de hielo y fuego" o libros como "Los viajes de Tuf" (que sigue siendo uno de mis libros de ciencia ficción favoritos de todos los tiempos).

En este "Sueño del fevre", Martin nos cuenta una original y atípica historia de vampiros, ambientada en ese Estados Unidos sureño de barcos de palas laterales, esclavos negros, Missisipi, Nueva Orleans... que nos evoca cualquiera de sus elementos por separado. Extraña combinación ¿verdad?

Y aún más extraña la trama, en la que un viejo marinero de río (Abner Marsh) se ve envuelto en una impensable historia al hacerse socio de Joshua York, un destacado miembro del pueblo de la noche, para comandar el barco que da título al libro, haciéndose cargo de la dirección del barco mientras el resuelve sus asuntos... (no destripo más trama).

Uno de los puntos fuertes de Martin es la creación de personajes realmente verosímiles y "vivos", que casi parece salirse de las páginas. Eso está aquí presente también.

Sin embargo, he de decir que a mí el libro, sin quitarle ningún mérito como historia solvente y vuelta de tuerca al mito vampírico (con reflexiones sobre qué es el bien y el mal, la amistad a lo largo del tiempo y otros interesantes temas), se me ha hecho muy pesado de leer, con ritmo lento en muchas ocasiones, escenas que aportan bien poco, y la sensación de que la historia hubiese ganado mucho con bastantes menos páginas de las que tiene. Tampoco me han gustado algunas expresiones de narrador tipo "cogio la maldita navaja" -casi chulescas- y otros adjetivos que no habrían de estar ahí. Siento decirlo, pero tenía bastantes ganas de terminarlo simplemente por llegar al final. Supongo que no era mi libro o mi momento, pero he encontrado a un Martin mil veces más interesante en otras obras.

En todo caso, un libro al que puedes darle su oportunidad, sobre todo si los vampiros te hacen tilín.


LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin