sábado, 25 de junio de 2016

BERLÍN. LA CAÍDA: 1945 (Antony Beevor, 2006)

Berlín la caída 1945

Sigo leyendo uno detrás de otro los libros de Beevor, siendo este "Berlín La caída:1945" el cuarto, tras "La Segunda Guerra Mundial", "Stalingrado" y "El Día D. La batalla de Normandía". 

En él se nos cuenta cómo los ejércitos aliados, pero especialmente el ejército soviético, tras el punto de inflexión de Stalingrado, se lanzan a la carrera por terminar con los alemanes y tomar Berlín, símbolo de su derrota total y punto final de esta catastrófica guerra.

Una vez más, cuanto más conoces lo que realmente ocurrió, sus detalles, la forma en la que todo se desarrolló, quedas desolado a nada que tengas un mínimo de sensibilidad y empatía. Y eso solo con lo que la imaginación y los datos te permiten reconstruir. Las cifras son aterradoras, en muertos, heridos, violaciones masivas... el sufrimiento humano tras estas páginas es inconcebible. Tal es así, que estoy seguro que la mayoría de la gente no conoce ni un ápice de lo que realmente pasó, y que preferimos no saberlo, con el riesgo para el futuro de identificar lo impensable con lo imposible, y que toda esta mierda vuelva ocurrir, esta vez sobre nuestra piel.

  Sobran las palabras ¿verdad?

De nuevo, a uno le queda claro que los gerifaltes (nazis, rusos...) dirigieron a sus pueblos a auténticas carnicerías innecesarias por estúpidas razones egocéntricas, de orgullo, "de cara a la Historia"... desde los nazis con su resistencia hasta el último hombre cuando todo estaba ya perdido, o los soviéticos en su urgencia por liberar Berlín los primeros, llegándose a acumular tal cantidad de ejércitos soviéticos a su alrededor que fue inevitable que se autobombardearan... de locos. Y mientras los soldados intentando sobrevivir, no morir cuando el fin ya era una pura cuestión de tiempo. 

A mí me ha dejado una profunda reflexión acerca de lo que son los líderes, en qué se convierten, y que sigue siendo absolutamente aplicable a la realidad actual. Que nadie se vuelva a dejar llevar nunca por este atajo de bocazas ansiosos de poder, enfermos de vanidad, narcisismo y megalomanía.

Si en otros libros de Beevor me perdí con la geografía, la enumeración de divisiones y demás, esta vez todo me ha resultado mucho más "imaginable" y gráfico, con lo que la lectura me ha resultado mucho más grata y profunda en general. Un gran trabajo y un libro de esos que tienes que leer.

Absolutamente recomendable. Y necesario.



LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin