sábado, 2 de enero de 2016

TAG (Shion Sono, 2015)

tag riaru onigokko

Bien amigos, vamos a empezar el 2016 con una peli de Shion Sono (del que ya ví títulos como "Suicide Club" o "Guilty of Romance"), llamada "Tag" -o Riaru onigokko, para los múltiples lectores japoneses de este blog :P-.

Mitsuko, la entrañable adolescente protagonista, va de excursión en autobús con sus compañeras de clase cuando algo terrible ocurre, poniéndonos en su piel y su percepción de la realidad extrañada desde ese momento. El sueño y la realidad "objetiva" se confunden y entrelazan de una manera tal, que como espectadores no tendremos dónde agarrarnos para saber a ciencia cierta qué estamos viendo o qué se nos está contando exactamente.

Y si hay algo que me gusta como lector/espectador es precisamente eso: encontrarme con una obra que me entretenga, me produzca curiosidad, me sorprenda por su imprevisibilidad, no escatime en escenas gores o crudas cuando sirven como medio para representar algo, pero tampoco a la sensibilidad o la belleza en la misma línea, tenga un halo de misterio que nos sumerja en la historia y, como colofón, pues nos deje un rato reflexionando sobre algún tema en particular.

 Imagen sacada de aquí

Así que conmigo ha dado en el clavo de lleno. Puede que, cinematográficamente, no sea una película de 10, pero a mí me ha tenido ahí fijo sin pestañear en la oscuridad. Me ha gustado especialmente la belleza de algunas escenas, con un lirismo evocador de momentos de sensibilidad juvenil, y lo bien que la música acompaña a veces (me ha recordado a la intro de "The walking dead", o de momentos de los delicados "Hammock". También me ha hecho pensar mientras la veía, en que podía darse la lectura de una metáfora de nuestro tránsito vital, donde exteriormente cambiamos para los demás y nunca tenemos demasiado claro lo que realmente somos para ellos, y tantas otras tampoco para nosotros mismos en el fondo. Es mi subjetiva impresión del conjunto.

Te la recomiendo en el caso de que busques lo mismo que yo cuando te sientas a ver cine; en cualquier otro caso, creo que tampoco harás mal en verla: es curiosa y diferente.

Volved por aquí si la véis, e intercambiamos opiniones :)


2 comentarios:

alcorze dijo...

La de Suicide Club la vi hace años y la recuerdo con buena impresión. Colegialas japonesas, sangre, terror, qué más puede pedir uno ;)

Luis Bermer dijo...

A ver si me veo la segunda parte del Suicide Club, pendiente desde hace años, jaja!

Lo cierto es que los japos a veces hacen cosas impresionantes, y en terror te suelen dejar pasmado, por razones de lo más diverso :D

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin