lunes, 10 de septiembre de 2012

I SAW THE DEVIL (Kim Ji-Woon. 2010)


Más cine brutal desde oriente.

Resumiendo mucho, "I saw the devil" trata sobre un policía en busca de venganza y a la caza de un terrible asesino en serie. Nada nuevo bajo el sol ¿verdad? Pero la forma de contar la historia de este director, la técnica, el ritmo que ha sabido imprimirle, y la carga reflexiva que va dejando según avanza la película, hacen que todo parezca nuevo y renovado. Como siempre, el toque personal marca la diferencia.

La película engancha por muchos motivos: el mundo nihilista, terrorífico, que transmite en su desarrollo, con esa frialdad oriental, sin anestesias ni efectismos de sonido/musicales para reducir la tensión en lo que se está viendo. El morbo enfermizo por saber qué será lo próximo. La impresionante figura del psicópata protagonista (menuda interpretación, señores), un energúmeno de una bajeza y simplicidad homicida aterradora, que lo es porque te hace creer en su verosimilitud, en pensar cuántos tipos así pueden andar por ahí sueltos. La dinámica que va desarrollando. La excelente factura técnica, con mucho mimo por la imagen y la ambientación, la reflexión sobre la violencia pura y la venganza... todo brilla con luz propia.

No es una película para recomendar a todo el mundo: es por momentos muy cruda y dura, tanto en lo físico (ver cómo le meten a uno incontables cuchillazos seguidos no es cualquier cosa), como en lo emocional. Las escenas violentas pueden impactar bastante si eres aprensivo, por lo que téngase esto en cuenta. Algo que, en mi opinión, las hace más intragables aún es el hecho de que están bien insertadas dentro de la historia, y no sólo por el ánimo evidente de provocar morbo/repulsión sin más, como en otras producciones.

Impresionante actuación de éste señor. Ríete de jolgoriwood y sus posturitas.

Entre los pocos aspectos negativos que le destacaría son una duración algo extensa (se pone en torno a las dos horas y media). Se podría haber recortado una media hora, y hubiese quedado igual de bien; pero es que, incluso así, la película sigue atrapando sin remedio -no como esas en las que, este mismo defecto, se convierte en un deseo irrefrenable porque termine de una vez-. Y luego algunas escenas y situaciones rozan lo inverosímil, o traído por los pelos, restándole algo de credibilidad a una atmósfera por lo demás potentísima. En todo caso, pequeños defectillos que no le restan redondez a una gran película.
Hacia ya tiempo que no veía una película de terror de calidad como ésta.

No veáis el tráiler largo: cuenta demasiado. Con este es más que suficiente :)


6 comentarios:

alcorze dijo...

La vi hace ya tiempo pero me pareció un peliculón. Menuda pareja de hijos de puta malos y locos. Me encantó.

Luis Bermer dijo...

Coincido contigo, maño. Es de esa películas que te reconcilian con el cine y la confirmación de que siguen existiendo buenos narradores de historias (truculentas).

Inquietante.

David Gómez (Bolzano) dijo...

Me encantan este tipo de películas, pero por desgracia, no puedo compartilas con mi pareja y eso implica busca un momento donde verla sólo dejando de lado otras cosas.
Pero me la apunto por si surge el momento.
Saludos

Luis Bermer dijo...

Se entiende perfectamente: esto no es para todo el mundo; hay que estar un poco enfermo, como es nuestro caso... xD

En serio, aunque cruda por momentos, tiene ese espíritu de historia genuina que atrapa. Por así decir, yo ya noto cuando el que crea la historia está 100% sumergido en ella, y ésta es una de esas ocasiones.

No dejes de contar qué te pareció a ti ;)

Sonix dijo...

A mí también me encantó cuando la vi. Cine del bueno, y si hay que sacarle defectos, algo larga como dices.
Historia truculenta, violenta y sangrienta... :)

Luis Bermer dijo...

Se ven pocas películas así, tan auténticas y libres para contar lo que quieren. Ya solo por eso, merece la pena verla.

Enferma como ella sola es :D

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin