domingo, 28 de diciembre de 2014

LOS SIETE SAMURAIS (Akira Kurosawa. 1954)

La historia está ambientada en el Japón del S.XVI, en un remoto poblado de campesinos que es asaltado con frecuencia por un grupo de 40 bandidos, dejándoles sin las cosechas fruto de su trabajo y condenándoles a la miseria. Cansados de la situación, deciden contratar a samurais para que les defiendan, pero, al no tener con qué pagarles (y estos son muy orgullosos) salvo manutención, su causa es rechazada múltiples veces. Hasta que encuentran a un samurai llamado Kanbei, que acepta el trabajo y además se encarga de formar a ese grupo de valientes.

No voy a contar más de la trama, porque merece la pena descubrirla y disfrutar de ella sin más datos previos.

Qué puedo deciros... tras perder el tiempo con cine de entretenimiento moderno (como muestra, un botón), ha sido un verdadero placer volver al cine "de verdad", realizado con sencillez, humildad, sabiduría y amor por el arte de contar historias. Esto es algo que se destila en cada minuto, esa forma clásica, ya tal vez antigüa e irrecuperable por desgracia de hacer cine, sin artificios ni búsqueda de sensacionalismo barato, con un ritmo casi perfecto... la historia te cala porque resulta perfectamente verosimil. Resulta increíble como casi tres horas y media de esta película se hacen cortas, y hora y media de muchas cosas que se producen ahora se tornan casi insoportables. 

 Esta película de Akira Kurosawa es considerada como una de las grandes obras maestras del cine de todos los tiempos, y cuando acabas de verla, entiendes por qué. Así que desde aquí os invito encarecidamente a que busquéis esas horas para disfrutar esta delicia con tranquilidad, no cuando os apetezca algo para entretenerse, sino ver cine del auténtico.



sábado, 27 de diciembre de 2014

METRO 2033 (PC)


Metro 2033 es un shooter en primera persona basado en la novela del mismo nombre de Dmitry Gluckhovsky, en el que el mundo ha sufrido el (enésimo) apocalipsis nuclear que ha obligado a la población a buscar refugio por la supervivencia en las viejas instalaciones del metro de Moscú. Allí crece una nueva generación, que ha de vérselas con el sempiterno conflicto entre rojos/fascistas, horrores mutantes e incluso encuentros sobrenaturales.

Artyom habrá de llevar un importante mensaje hasta una lejana estación, por supuesto atravesando un infierno Dios mío en el que no sentirá las piernas...

Vale ¿Y el juego qué tal?

Bien, pues nos encontramos con un shooter cuya principal virtud radica en la construcción de una creíble ambientación postapocalíptica: opresiva, sucia, al límite de la supervivencia y hostil hasta en la apariencia. Para sumergirnos aún más, esto se traslada a las armas y elementos que hemos de utilizar: máscaras de gas para atravesar ciertas zonas (con filtros que se acaban), detectores de radiación, gafas de visión nocturna, inyecciones medicinales e incluso una tablilla con mechero para recordar nuestra misión actual. 

 ¡Ahh! ¡¡Políticos!!

Las armas son también bastante originales, además de las clásicas pistolas, escopetas, fúsil, nos encontramos con sus versiones casi de andar por casa, como un lanzabolas de metal neumático, lanzadardos... que ayudan a creerte que estás verdaderamente en las últimas. La munición se ha convertido en la moneda de cambio, y existen de distintos tipos de potencia y calidad. 

¿La parte fea? Pues que la jugabilidad deja bastante que desear. No ya por difícil (que en momentos lo es, y bastante), sino porque es muy "pasillero": te sientes más conducido de lo que deberías. Los escenarios, logrados sí, pero claustrofóbicos, oscuros y feos hasta agobiar (si quieres verlo como virtud, genial... pero a mí me saturaron). Luego los bichos y mutantes se repiten hasta la extenuación. Yo acabé de perro-ratas-gorilas hasta las narices. Y a esto hay que sumarle que no hay "alegría" al disparar: las balas escasean de verdad, y andas como un desgraciao contándolas toda la partida.

Sinceramente, estaba deseando terminármelo para pasar a otra cosa, algo que no dice mucho positivo, al menos en mi caso.

Para fanáticos de los postapocalismos varios.





viernes, 26 de diciembre de 2014

GUILTY OF ROMANCE (Shion Sono. 2011)


La peli empieza con la escena de un horrendo crimen ocurrido en un barrio de "love hotels" en Tokio. Retrospectivamente, se nos empieza a contar la vida de una serie de personas relacionadas de una forma u otra con el hecho. Entre ellas, Izumi, una apocada mujer esposa de un célebre escritor, que parece vivir para ser su perfecta consorte, a su sombra en todos los sentidos. Pero empiezan a ocurrir cosas en su vida, a través del despliegue de su sexualidad sobre todo, que la conducirán a la ruptura de dicho rol, y a sumergise en la oscuridad.

El sexo bastante explícito está casi permanentemente en pantalla, pero no se queda en mero reclamo, sino que invita a reflexionar sobre bastantes temas, como las relaciones de pareja y lo que somos para nosotros mismos y los demás, algo que se agradece. A mí me ha recordado en un cierto sentido a una oriental "Luna amarga", pero más como inspiración que como copia.

Sin ser una película redonda, se deja ver muy bien, y te deja con ese poso de desasosiego tan habitual en el cine japones para adultos. De este director también vi hace poco "Love exposure", que ya os comentaré en otra ocasión.

De momento, podéis ver esta "Guilty of romance", que seguro no os deja indiferentes.



martes, 9 de diciembre de 2014

AL FILO DEL MAÑANA (Doug Liman, 2014)


Muy bien, tenemos otra película de ¿ciencia-ficción? protagonizada por Tom Cruise (alguien por ahí debió pensar que tenía cara de hombre futurista y ale, todas las de este estilo se las encasquetáis a él: "Minority report", "La guerra de los mundos","Oblivion"...) -sí amigos, es como el Morgan Freeman de las pelis del porvenir... tiene que estar sí o sí.

Digamos que de ciencia-ficción tiene la estética, con ejércitos con armamento de un posible futuro cercano (exo-esqueletos, aviones gravíticos y tal), y ese concepto reduccionista del género de "la humanidad contra los bichos "x" que vienen de fuera a darnos lo nuestro). Por todo lo demás, es una americanada más de tiros y explosiones por todos lados con esa archimanida trama de "salvemos la humanidad a base de hostias"... hace 20 años podría decirse que era cine de entretenimiento, pero para los que ya pasamos la época, ni eso (para las nuevas generaciones supongo que sí, cómo no).

¿Y no aporta nada curioso o destacable? Pues sí, veréis:

El refrito es el siguiente: nos basamos en el concepto de "El día de la marmota" (un tío que se levanta una y otra vez en el mismo día, hasta que a base de ensayo/error, da con la mejor opción para su vida), algo que ya hizo "Código fuente" con parecidos y aburrientes resultados como ésta que nos ocupa. Después te coges los bichos alienígenas de "Matrix" (un manojo de cables mecánicos turbeados, que se intuyen casi más que se ven), y le das a todo un aspecto de videojuego estilo "Gears of war", para que el público objetivo (adolescentes-jovencetes) se encuentren en su salsa y... ¡ecco! ¡Cuando arrivio a cassa ya tengo ottro puttio tostonni listo para mangiare!

En fin, que pronto va a ser más fácil ver a un político honrado que una pelí original llegada del imperio del dólar, si seguimos en este plan.


 



LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin