sábado, 16 de febrero de 2013

UN PREMIO COJONUDO

blog cojonudo



Hoy le agradezco a Aran el detalle de acordarse de este blog para concederle un premio "cojonudo". Lo cierto es que tiene más que ver con que ella esa así de maja que con el hecho de que aquí quede nada "cojonudo" (si fuera "cojonero"... todavía) que premiar. Progresivamente y sin apenas darme cuenta, he ido alejándome cada vez más de la literatura y el mundillo este... así que está de hecho más abandonado que otra cosa. Sea una etapa o sea para siempre, tampoco tiene mucha relevancia, la verdad.

Y bueno, voy a hacer la excepción de responder a las preguntas que el premio implica por venir de quien viene, vaya por delante. Os soy sincero, como siempre: nunca me gustaron los cuestionarios estos, memes o como puñetas se llamen. Me parecen un ejercicio de narcisismo absurdo, morbosero y marujil que alcanza cúlmenes vergonzantas como los de la auto-entrevista ("como nadie me pregunta nada, pues me auto-entrevisto yo mismo... ¡ole yo y mi mega-ego!"). Pero bien, allá vamos:

¿El libro más cojonudo que hayas leído?

¿A quién quieres más: a mamá o a papá? multiplicado por mil. Estas preguntas son del tipo imposible de responder, pues son subjetivas y variantes con el tiempo sin remedio (vamos, que nada de lo que diga servirá para mucho rato). Pero uno de los libros que mejor recuerdo me han dejado en los últimos años ha sido "Los viajes de Tuf" (sí, un título horrible) de George RR Martin. Una absoluta maravilla de imaginación y estilo narrativo. Soberbio.

¿La película más cojonuda que hayas visto?

"Blade runner" me sigue encantando, por su atmósfera y ambientación únicas. Muchas hay cojonudas, pero ésta es de las que más.

¿La canción más cojonuda que hayas escuchado?

Puf, a saber... tantas. Siempre que me preguntan por música me viene a la mente Marillion en primer lugar. Son unos músicos casi sobrenaturales, con canciones como Chelsea monday, por ejemplo.

¿Lo más cojonudo que hayas hecho en tu vida?

No putear ni aprovecharme de nadie en beneficio propio, conscientemente al menos. El mundo no sería lo que es si esto fuese tan extendido como, digamos, comprar ropita en Mi mango o Tara (dos). Ah!, también aprender a atarme los cordones de los zapatos yo solito.

Y por último, si tuvieras que reencarnarte en un animal (animal cojonudo, por supuesto) ¿cuál sería?  

La cucaracha. Como todo el mundo se va a reencarnar en perritos y gatitos y yo paso de aglomeraciones, mejor en este denostado animalito nocturno; pobrecico, que lo único que hace es correr despavorido hacia la oscuridad en cuanto aparece un humano asesino. Además, es cojonudo porque aguanta radiaciones atómicas y, al final, será el dueño del mundo. Ya veréis ya... cuando llegue nuestra hora... jie jie.


Pasadlo cojonudamente, amigos.

lunes, 4 de febrero de 2013

CANCIONES MÍTICAS (55): DEPECHE MODE - "John the Revelator"

Excelente montaje de esta canción del disco "Playing the angel".


LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin